sábado, 17 de febrero de 2018

Huellas en el camino: Domingo I del Tiempo de Cuaresma


Evangelio

En aquel tiempo el Espíritu empujó a Jesús al desierto. Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás, vivía entre alimañas y los ángeles le servían. Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía: Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creer en el Evangelio.
Palabra del Señor

Aprendemos



Para los peques de la casa

Pinta los cuadraditos según el número y el color. Averiguarás dónde estuvo Jesús durante cuarenta días preparándose antes de salir a predicar el Reino de Dios.


Para mi vida

El Espíritu conduce a Jesús al desierto para que se prepare en el silencio y la oración. Escribe una oración al Espíritu Santo, ¿qué le quieres pedir?

domingo, 11 de febrero de 2018

Gracias, Señor, por los que me sanan


Gracias por los que soñaron en mí antes de ser,
por mis padres, hermanos y maestros.
Gracias por tantos que trabajaron para que yo
fuera cubriendo mis necesidades vitales.

Gracias por quien jugó, rió, cantó y rezó a mi lado,
acompañando mi ser y mi vivir.
Gracias por las personas que me amaron,
y además me lo supieron decir y demostrar,
con abrazos, besos y ternuras
que alimentaron mi corazón y mi saber amar.

Gracias por los que supieron corregirme,
enseñándome el proceso de cumplirme.
Gracias por quien me eligió como amigo,
porque influyó en mi seguridad y me ilusionó.
Gracias por el que se atreve a recordarme un error,
porque me da la posibilidad de mejorarme.
Gracias por los que viven y trabajan a mi lado,
pues su compañía cotidiana me hace ser yo.

Gracias por los familiares y cercanos
que se interesan por mi salud y mis dificultades.
Gracias por los que se dejan cuidar por mí,
pues hacen brotar mi mejor yo.
Gracias por los que perdonan mis errores,
pues me enseñan a ser humano y disculpar.
Gracias por los que se dejan ayudar por mí,
pues me hacen sentir válido e importante.

Gracias por todos los seres humanos
pues me hacen sentirme fraterno.
Gracias por cada aprendizaje y descubrimiento
porque me vuelven sencillo y sabio a la vez.
Gracias por cada vida entretejida con la mía,
pues hacen que mi historia sea un cántico agradecido.

Mari Patxi Ayerra, La Palabra del Domingo y fiestas. Ciclo B

José Luis Redrado, OH. sobre la JME

Jornada Mundial del Enfermo 2018

José Luis Redrado, OH. Secretario Emérito del Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud




El tema  que nos ofrece el Papa está tomado del evangelista Juan (19,26-27):  “Ahí tienes a tu Hijo, ahí tienes a tu madre”.
Acompañar a la familia en la enfermedad.
“La atención brindada en la familia es un testimonio extraordinario”, dice el Papa.
Curar, aliviar, consolar. ¿Cuántas veces lo hemos dicho del enfermo? ¿Cuántas veces hemos “estimulado” a los profesionales a este ejercicio? Muchas, muchísimas. Pero no es suficiente el ejercicio del profesional de la salud, es necesario integrar un aliado y no cualquiera, este aliado es la familia. Prepararla e integrarla en el proceso de cuidar, curar y aliviar. Los profesionales de un centro sanitario deben tener presente esto: la familia no es un ente ajeno, la familia sufre, se altera, “enferma” con su enfermo. ¡Qué bien lo supo definir la Pastoral Sanitaria en España cuando reflexionó con este eslogan en 1989: “La familia también cuenta” y decía “que la enfermedad provoca una crisis en la familia que puede destruirla o ayudarla a crecer en unidad y solidaridad. El enfermo no puede ser bien entendido ni atendido prescindiendo de la familia, cuyo papel es insustituible… Es preciso prepararlas y apoyarlas para que puedan superar la prueba cuando se presente”. Esto mismo hemos escuchado durante la reflexión que hemos hecho en septiembre del 2017 en las Jornadas Nacionales de Pastoral de la Salud.
La familia enferma con el familiar enfermo, se altera, sufre, y debe ser cuidada y curada para que sepa estar, para que sea medicina y alivio, curación y sanación.
La Jornada del enfermo 2018 puede ser iluminada, celebrada y aplicada como bien se merece, teniendo siempre presente que allí donde hay un enfermo hay una familia que sufre con él.
El Mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial del enfermo 2018 se inspira en las palabras que Jesús dirige a su Madre: “Ahí tienes a tu hijo… Ahí tienes a tu madre. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa” (Jn 19, 26-27).
Estamos ante un Mensaje muy evangélico, muy materno y muy exhortativo para los profesionales sanitarios, agentes de pastoral y para la familias que acompañan al enfermo. Subraya la materna vocación de María, vocación de cuidar hijos que transmite a Juan y a toda la Iglesia… Vocación materna de la Iglesia. Toda una historia secular. Acoge a todos los heridos (nº. 4).
“Y nos impulsa a mirar al pasado para enriquecer el presente con generosidad, sacrificio, creatividad, compromiso en la investigación científica para ofrecer a los enfermos una atención innovadora y fiable. Con ello ayudaremos a preservar a los hospitales católicos del riesgo del “empresarialismo (nº. 5).

Jesús entrega a su Iglesia  su poder de curar… Y la Iglesia debe mirar a los enfermos con la mirada de  su Señor… No olvidemos, dice el Papa, la ternura y perseverancia con las que muchas familia acompañan a sus hijos, padres y familiares, enfermos crónicos o discapacitados graves. La atención brindada en la familia es un testimonio extraordinario de amor por la persona humana que hay que respaldar con un reconocimiento  adecuado y con políticas apropiadas. Por tanto, médicos y enfermeros, sacerdotes, consagrados y voluntarios, familiares y todos aquellos que se comprometen  en el cuidado de los enfermos, participan en esta misión eclesial. Se trata de una corresponsabilidad compartida que enriquece el valor del servicio diario de cada uno” (nº. 6). 

Tesoro en vasija de barro


   
   

       
       
       
       
            Tesoro en vasija de barro




sábado, 10 de febrero de 2018

Huellas en el camino: VI Domingo Tiempo Ordinario

Evangelio

En aquel tiempo se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: Si quieres, puedes limpiarme.
Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó diciendo: Quiero: queda limpio
La lepra se le quitó inmediatamente y quedó limpio. Él le despidió encargándole severamente: No se lo digas a nadie; pero para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés.
Pero cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes.
Palabra del Señor

Aprendemos



Para los peques de la casa

Ordena la historia que se relata en el evangelio de Marcos, y que aquí, aparece desordenada. Anota en las casillas el número de orden que corresponde a cada cuadrito, del 1 al 6. ¡Buena suerte!



Para mi vida

No hay que marginar a nadie, ni por ser enfermo, ni por nada. Así lo enseña Jesús.

¿Algún compañero está marginado? Acércate a él.

sábado, 3 de febrero de 2018

Huellas en el camino: V Domingo Tiempo Ordinario

Evangelio

En aquel tiempo, al salir Jesús de la Sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron. Jesús se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles.
Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y poseídos. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó a muchos demonios; y como los demonios lo conocían no les permitía hablar.
Se levantó de madrugada, se marchó al descampado y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron y, al encontrarlo, le dijeron: Todo el mundo te busca.
Él les respondió: Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he venido.
Así recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando demonios.

Palabra del Señor

Aprendemos


Para los peques de la casa

Simón y sus compañeros fueron a buscar a Jesús y le dijeron: ¨Todo el mundo te busca¨ ¿Te atreves a buscarlo? De los 11 caminos, solamente 3 llegan hasta él. (Ten en cuenta que lo caminos son como autopistas. Vale seguirlo aunque pase por debajo de otro y no se corta.)


Para mi vida

Ayudar a los que sufren y orar cada día un momento al Señor. Así viven los amigos de Jesús.
¿A quién puedes ayudar esta semana? Y, ¿cómo va tu oración?

domingo, 28 de enero de 2018

Huellas en el camino: IV Domingo Tiempo Ordinario


Evangelio

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos entraron en Cafarnaún, y cuando el sábado siguiente fue a la Sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su enseñanza, porque no enseñaba como los letrados, sino con autoridad. Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar: ¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios.
Jesús le increpó: Cállate y sal de él.
El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió. Todos se preguntaron estupefactos: ¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta los espíritus inmundos les manda y le obedecen.
Su fama se extendió enseguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.
Palabra del Señor



Aprendemos


Para los peques de la casa

Al pasar por esta sinagoga Jesús se dio cuenta que había un mensaje secreto dirigido a él. Descúbrelo cambiando los símbolos por las letras de las referencias.



Para mi vida

Jesús tiene un corazón muy sensible a los que sufren y los sana para liberarlos. ¿Qué puedes hacer por algún enfermo que conozcas? ¡Visítalo!

jueves, 25 de enero de 2018

Día 8 Octavario de Oración por la unidad de los cristianos 2018

Día 8 de 8 Los reunirá de entre las naciones

La diestra de Dios está plantando en nuestra tierra,
plantando semillas de libertad, esperanza y amor; en esta tierra de muchos pueblos,

que los hijos junten sus manos y sean uno con la diestra de Dios.


miércoles, 24 de enero de 2018

Día 7 Octavario de Oración por la unidad de los cristianos 2018

Día 7 de 8 Construyendo la familia en la casa y en la Iglesia
 

La diestra de Dios está plantando en nuestra tierra,
escribiendo con poder y con amor; nuestros conflictos y nuestros miedos,
nuestros triunfos y nuestras lágrimas, son grabados por la diestra de Dios.