sábado, 3 de junio de 2017

En clave de #Hospitalidad: Reflexión para el Domingo de Pentecostés

1ª lectura:      Hechos 2,1-11
«Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar»
Salmo:            «Envía tu espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra»
2ª lectura:     1 Corintios 12,3b-7.12-13
«Hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo»
Evangelio:     Juan 20,19-23
«Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo. Recibid el Espíritu Santo»


Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas, por miedo a los judíos. En esto entro Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros.» Y diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.» Y dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»